Olimpiadas de barcelona 1992 inauguracion

  • por
Olimpiadas de barcelona 1992 inauguracion

olimpiadas de invierno 1992

Los Juegos Olímpicos de Verano de 1992 (en español: Juegos Olímpicos de Verano de 1992, catalán: Los Jocs Olímpics d’estiu de 1992, oficialmente conocidos como Juegos de la XXV Olimpiada y comúnmente conocidos como Barcelona ’92, fueron un evento multideportivo internacional celebrado del 25 de julio al 9 de agosto de 1992 en Barcelona, Cataluña, España. Fueron los primeros y, hasta la fecha, los únicos Juegos Olímpicos de Verano que se celebraron en el país. A partir de 1994, el Comité Olímpico Internacional decidió celebrar los Juegos Olímpicos de Verano y de Invierno en años pares alternativamente. 1992 fue el último año en el que se celebraron tanto los Juegos Olímpicos de Verano como los de Invierno[3] Los Juegos de Verano de 1992 fueron los primeros desde el final de la Guerra Fría, y los primeros que no se vieron afectados por boicots desde los Juegos de Verano de 1972[4] También fue el primer año en el que el Comité Olímpico Internacional volvió a invitar a Sudáfrica a los Juegos Olímpicos, tras 32 años de prohibición de participar en el deporte internacional[5] El Equipo Unificado (formado por las antiguas repúblicas soviéticas sin los países bálticos) encabezó el medallero, ganando 45 medallas de oro y 112 en total.

juegos olímpicos de invierno 1992

Los Juegos Olímpicos de Verano de 1992 (en español: Juegos Olímpicos de Verano de 1992, catalán: Los Juegos Olímpicos de Verano de 1992, oficialmente conocidos como Juegos de la XXV Olimpiada, y comúnmente conocidos como Barcelona ’92, fueron un evento multideportivo internacional celebrado del 25 de julio al 9 de agosto de 1992 en Barcelona, Cataluña, España. Fueron los primeros y, hasta la fecha, los únicos Juegos Olímpicos de Verano que se celebraron en el país. A partir de 1994, el Comité Olímpico Internacional decidió celebrar los Juegos Olímpicos de Verano y de Invierno en años pares alternativamente. 1992 fue el último año en el que se celebraron tanto los Juegos Olímpicos de Verano como los de Invierno[3] Los Juegos de Verano de 1992 fueron los primeros desde el final de la Guerra Fría, y los primeros que no se vieron afectados por boicots desde los Juegos de Verano de 1972[4] También fue el primer año en el que el Comité Olímpico Internacional volvió a invitar a Sudáfrica a los Juegos Olímpicos, tras 32 años de prohibición de participar en el deporte internacional[5] El Equipo Unificado (formado por las antiguas repúblicas soviéticas sin los países bálticos) encabezó el medallero, ganando 45 medallas de oro y 112 en total.

  Fichajes real zaragoza ultima hora

esteroides del equipo unificado de los juegos olímpicos de 1992

La ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de verano de 1992 tuvo lugar en la noche del sábado 25 de julio de 1992 en el Estadi Olímpic Lluís Companys de Barcelona, España. De acuerdo con la Carta Olímpica, los actos combinaron la apertura formal y ceremonial de este evento deportivo internacional, incluyendo los discursos de bienvenida, el izado de las banderas y el desfile de los atletas, con un espectáculo artístico para mostrar la cultura y la historia de la nación anfitriona.

La mezzosoprano griega Agnes Baltsa cantó «Romiossini» mientras la bandera olímpica daba la vuelta al estadio. Más tarde, Alfredo Kraus cantó el Himno Olímpico en catalán y español mientras se izaba la bandera. El pebetero de la llama olímpica se encendió con una flecha encendida, lanzada por el arquero paralímpico Antonio Rebollo. La flecha había sido encendida por la llama de la antorcha olímpica. Rebollo se excedió en el disparo del pebetero[1], ya que éste era el diseño original del esquema de iluminación[2][3].

  Tiempo en granada mañana por horas

Hubo dos temas musicales principales para los Juegos de 1992. Uno fue «Barcelona», compuesto cinco años antes por Freddie Mercury y cantado a dúo con Montserrat Caballé. Debido a la muerte de Mercury ocho meses antes, el dúo no pudo interpretar la canción durante la ceremonia de apertura. En su lugar, se reprodujo una grabación de la canción sobre un relato de viaje de la ciudad al comienzo de la ceremonia de apertura[4].

polémica de los juegos olímpicos de 1992

1992 fue el año en que alcancé la mayoría de edad. En abril de ese año, pude votar en las primeras elecciones generales de mi vida y en noviembre pude ver las elecciones presidenciales americanas, así que las primeras Olimpiadas desde que me interesé por ellas se celebraron en una zona horaria que facilitaba su visionado (ya que España estaba sólo una hora por delante de Gran Bretaña), lo que significó que cuando la ceremonia de apertura comenzó a las siete de la tarde en Gran Bretaña pude verla con la total confianza de que no me iba a quedar dormido a mitad de camino. Eso sí, con doscientos catalanes impulsados por el público en el estadio gritando «HOLA» de bienvenida no había muchas posibilidades de que eso ocurriera al principio.

Ahora bien, he aludido al hecho de que Barcelona, aunque forma parte de España, es la capital de Cataluña, una parte que está muy orgullosa de su identidad regional, y por ello, cuando el Rey Juan Carlos entró en el palco real donde inauguraría los partidos, no sonó el himno nacional español, sino el himno de los catalanes «Els Segadors», y luego el himno nacional español. De hecho junto a las banderas de las naciones estaban las banderas de Barcelona y Cataluña también. Como era de esperar, las tradiciones catalanas salieron a relucir, incluyendo una sardana, la danza tradicional de la región, que fue acompañada por los dulces tonos de los renombrados cantantes de ópera españoles Montserrat Caballé y Josep Carreras, y fueron los bailarines los que formaron los anillos olímpicos al volver a Europa por primera vez desde 1972 y, al juntarse para formar un corazón, se soltaron las palomas de la paz, llamando al mundo a observar la tregua olímpica. Otra cosa por la que Cataluña es conocida es por sus tambores, así que llegaron trescientos sesenta de ellos acompañados por trescientos músicos para demostrar el que quizá sea el baile más famoso de España, el flamenco, y con doscientos de ellos en el estadio, todo el mundo no tuvo ninguna duda de en qué parte del mundo estaba y, por si fuera poco, tuvimos una muestra de arte español de la talla de Javier Mariscal, Meninas y Goya.

  Futuros fichajes del real zaragoza