Dieta para gastroenteritis con vomitos

El yogur es bueno para la gastroenteritis

Si tienes diarrea y vómitos repentinos, lo mejor es que te quedes en casa hasta que te sientas mejor.  No siempre hay un tratamiento específico, así que hay que dejar que la enfermedad siga su curso.

La gastroenteritis se contagia con mucha facilidad, por lo que debes lavarte las manos con regularidad mientras estés enfermo y no acudir al trabajo o al colegio hasta al menos 48 horas después de que hayan desaparecido los síntomas, para reducir el riesgo de contagio (ver Prevención de la gastroenteritis).

Asegúrese de que usted y su hijo se lavan las manos con regularidad mientras su hijo esté enfermo y manténgalo alejado del colegio o la guardería hasta al menos 48 horas después de que hayan desaparecido los síntomas (véase Prevención de la gastroenteritis).

Una persona con gastroenteritis es más infecciosa desde el inicio de los síntomas hasta 48 horas después de que hayan desaparecido todos los síntomas, aunque también puede ser infecciosa durante un breve periodo de tiempo antes y después.

Gastroenteritis vírica

Cuando tenga una gastroenteritis vírica, deberá beber mucho líquido para reponer los líquidos y electrolitos perdidos. Es posible que vomite después de comer o que pierda el apetito durante un breve periodo de tiempo. Cuando recupere el apetito, la mayoría de las veces podrá volver a comer su dieta normal, aunque siga teniendo diarrea.

Cuando los niños tienen gastroenteritis vírica, los padres y cuidadores deben dar a los niños lo que suelen comer en cuanto recuperan el apetito. Los padres y cuidadores deben dar a los niños leche materna o de fórmula como de costumbre.

Plan de dieta para la gastroenteritis

Vincent Ho no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

Cuando se contrae un bicho que provoca una gastroenteritis infecciosa aguda (gastro), el estómago y el tracto intestinal se inflaman, provocando diarrea, náuseas, vómitos, calambres abdominales y dolor. Probablemente lo último que te apetezca sea comer.

La terapia de rehidratación oral es un tipo de sustitución de líquidos que contiene sodio y potasio. Es la piedra angular del tratamiento de la gastroenteritis, especialmente si sufres una deshidratación de leve a moderada.

Puedes comprar la solución de rehidratación oral en una farmacia, o hacerla combinando agua, sales y azúcar. También se puede utilizar zumo o limonada diluidos (mezclados como una parte de zumo o limonada con cuatro partes de agua), así como bebidas deportivas, pero no en niños pequeños.

Pero una desventaja importante es que no aporta la fuente de proteínas que el organismo necesita durante una enfermedad aguda. En dos raros casos, una dieta BRAT muy restrictiva para la diarrea aguda provocó una grave desnutrición proteica.

Recetas de dietas para la gastroenteritis

La gastroenteritis vírica -conocida comúnmente como gripe estomacal- es una infección de los intestinos que implica la inflamación del revestimiento del estómago, y puede causar síntomas tan desagradables como náuseas, vómitos, diarrea, dolor, calambres en el abdomen y, a veces, fiebre.Se puede contraer esta enfermedad de varias maneras diferentes: Al tener contacto directo con otra persona infectada, al ingerir alimentos o líquidos contaminados, o al tocar superficies u objetos contaminados antes de tocarse la boca.Al igual que otras infecciones víricas, la gripe estomacal no puede tratarse con antibióticos, pero la mayoría de las personas con un sistema inmunitario sano mejorarán por sí solas en un plazo de uno a tres días. Los expertos afirman que la mejor manera de tratar la gastroenteritis vírica es centrarse en la hidratación, pero puede ser difícil ingerir suficientes líquidos o alimentos cuando se sienten náuseas, se experimentan episodios de vómitos o se sufre dolor de estómago.  A continuación se presentan algunos alimentos y líquidos que, según los expertos, son más fáciles de digerir y pueden ayudar a combatir las náuseas, y que se pueden consumir con la gripe estomacal.