Jamon serrano cocinado embarazo

  • por
Jamon serrano cocinado embarazo

Se puede comer chorizo estando embarazada

A muchas mujeres cuando están embarazadas, esa bonita etapa en la que cuidarse es fundamental, les surge la duda de si pueden o no comer jamón serrano. En este artículo te voy a contar lo que dicen los últimos estudios científicos, y te doy una buena noticia: el jamón ibérico lo puedes comer.

Hasta hace unos años, el jamón serrano estaba en la lista de alimentos prohibidos, incluidos los embutidos, por la posibilidad de contraer toxoplasmosis, una enfermedad causada por un parásito que se encuentra en las carnes crudas o poco curadas y que puede causar graves problemas al feto. Pero ya hay muchas investigaciones al respecto y la conclusión es que dependiendo de los meses de curación del jamón español, este parásito persistirá o por el contrario, morirá.

Un estudio realizado por el CICAP (Centro Tecnológico Agroalimentario), ha concluido que el consumo de jamón serrano es seguro entre las mujeres embarazadas siempre que tenga una curación superior a los 18 meses. La buena noticia es que el jamón ibérico, ya sea de cebo, de campo o de bellota, supera con creces ese tiempo, en el caso del jamón de bellota 100% ibérico, incluso duplica, como mínimo, los 18 meses.

Comí chorizo embarazada

La posibilidad de que te intoxiques por comer embutidos como el salchichón o el chorizo es muy pequeña. Por eso, el Servicio Nacional de Salud afirma que es seguro comer embutidos durante el embarazo, siempre que el envase indique que están listos para comer.

Sin embargo, tal vez prefieras pecar de precavida y no consumir embutidos durante el embarazo a menos que los hayas cocinado tú misma. O puedes congelarlos durante cuatro días en casa antes de descongelarlos y comerlos. Esto matará cualquier parásito.

También es posible contraer toxoplasmosis o una intoxicación alimentaria por salmonela al comer embutidos fríos. Es poco probable que la intoxicación por salmonela dañe al feto, pero puede ser muy desagradable para ti. Alimentos que debes evitar en el embarazo Descubre qué otros alimentos o bebidas debes evitar durante el embarazoMás vídeos sobre el embarazo La listeriosis y la toxoplasmosis provocan síntomas similares a los de la gripe unas semanas después de haber sido infectada, por lo que es difícil determinar la causa. La intoxicación alimentaria por salmonela suele presentar síntomas más evidentes, como diarrea y vómitos, justo después de haber ingerido los alimentos contaminados.

Jamón ibérico

El último consejo de la Agencia de Normas Alimentarias es que las mujeres embarazadas deben tener cuidado al comer embutidos como el salami, el chorizo, el salchichón y el jamón de Parma. Esto se debe a que estas carnes no están cocinadas, sino curadas y fermentadas, por lo que pueden contener parásitos causantes de la toxoplasmosis.

En el caso de las carnes listas para el consumo, se puede reducir el riesgo de parásitos congelando las carnes curadas/fermentadas durante cuatro días en casa antes de comerlas. La congelación mata a la mayoría de los parásitos y hace que la carne sea más segura para su consumo.

«Ten cuidado si pides una pizza con jamón de Parma», advierte. «Aunque la pizza está obviamente cocinada, el jamón de Parma suele colocarse encima después, por lo que no lo está. Si tienes dudas, pregunta antes de pedir».

El NHS también recomienda tener precaución cuando se sale a comer fuera y sugiere comprobar con el personal si se está en un restaurante que vende embutidos o fermentados y averiguar si han sido congelados.

Toxoplasmosis del jamón serrano

Durante el embarazo, es mejor evitar la charcutería o las carnes procesadas, como el jamón york, el salami, la fiambrera, la carne de pollo y otras carnes ahumadas o curadas. Pueden contener bacterias de listeria o salmonela, o parásitos de toxoplasma. Sin embargo, una buena cocción eliminará las bacterias y los parásitos.

Por tanto, comer carnes curadas bien cocinadas está bien. Puedes comerlos si los añades a la pizza o a un plato de pasta. Sólo tienes que asegurarte de que se cocinan hasta que estén bien calientes (75 grados C), y comerlos de inmediato.

La listeria provoca la listeriosis, un tipo de intoxicación alimentaria poco común. La listeriosis es más fácil de contraer durante el embarazo. La salmonela también causa intoxicación alimentaria, y los parásitos del toxoplasma causan toxoplasmosis.

La intoxicación alimentaria por salmonela suele presentar síntomas más evidentes, como diarrea y vómitos, justo después de haber ingerido los alimentos contaminados. Es poco probable que dañe al feto, pero puede ser muy desagradable para ti.

La listeriosis y la toxoplasmosis, en cambio, son enfermedades poco frecuentes y bastante leves para ti, pero pueden ser perjudiciales para tu bebé. Estas infecciones pueden provocar graves problemas de salud, abortos o incluso el nacimiento de un bebé muerto.